Tandil 10/10/2017

"Tengo paz, ya perdoné", dijo la mamá tras el fallo contra el gasista

Luis Agustín Vacas fue condenado. El gasista que instaló un calefactor y un termotanque en la casa que poco después habitó la familia Etchevest Arriola fue hallado culpable de la muerte de los dos menores y responsable de los daños sufridos por sus padres. Así lo decidió la Cámara de Apelaciones de Azul, que revocó el fallo del juez de primera instancia, que absolvió al hombre de culpa y cargo.

"Mi abogado siempre me dio la tranquilidad de que confiáramos en la Cámara y el viernes a la mañana me llamó para comunicarme la noticia", dijo Graciela Arriola, la madre de los chiquitos fallecidos, en diálogo con Radio Tandil. Aunque nada le va a devolver la vida de sus hijos, la mujer reconoció que este fallo repara algo del dolor sufrido. "Cuando supe de la condena me largué a llorar porque no lo podía creer", contó.

Graciela está convencida de que esta sentencia es correcta porque "están todas las pruebas muy claras, demasiado claras". Y aseguró que la resolución adoptada por los camaristas Damián Pedro Cini y Eduardo Uhalde le dio serenidad: "La paz que tengo es muy grande. Dios y mis hijos me confirmaron que voy por el camino correcto de hacer justicia".

Ahora, la causa debe volver al juzgado de primera instancia, que será el encargado de fijar la pena contra el gasista. A la espera de esa decisión, Graciela aseguró que no le rencor por la imprudencia que tanto daño le causó a su familia. "Perdoné a todos, hasta al asesino de mis hijos. Simplemente quise la Justicia que Dios marca, que no le tiremos todo a él, tiene que haber Justicia en la Tierra".

Sobre Vacas recae ahora un fallo condenatorio por "homicidio culposo" y "lesiones graves culposas". La familia sabe que, luego de que se conozca la pena, la defensa podría presentar una apelación que dilatara los tiempos. Pero están preparados: sienten la tranquilidad de haber sido escuchados por la Justicia. Mientras tanto, la vida se rearma. Como se puede. "Después de semejante tragedia, si quedás vivo, por algo quedás", afirmó Graciela, quien sobrevivió a más de una situación límite: "Yo me atiendo en el Hospital San Martín de La Plata por un cáncer y para los médicos soy un referente de que hay que seguir adelante. Por algo quedás en la vida, tenés que ser ejemplo".

Crédito foto: Diario La Voz de Tandil

Expresa tu opinión

Se deja expresamente aclarado que los comentarios realizados en los espacios de participación del Sitio son de exclusiva responsabilidad de sus autores, pudiendo estos ser pasibles de sanciones legales.

  © 2017 | El Editor, Noticias en línea

  0249 4 42 7493 / 94