Locales 10/01/2018

Bajo el Sol: pasajeros de Río Paraná, 3 horas varados en la ruta

Una odisea. Eso fue lo que vivieron este miércoles los pasajeros de Río Paraná que tomaron un colectivo desde Necochea hasta Tandil. Un viaje que debía durar tres horas pero demoró seis. En el medio, un neumático que reventó "por el calor" y una larga espera al rayo del Sol.

"Salimos de Necochea a las 12 y antes de las 13.30 se reventó una rueda", relató a El Editor una de las pasajeras afectadas. El inconveniente se registró en la Ruta 227, a unos 20 kilómetros de Lobería. De inmediato, el chofer llamó a un gomero de la ciudad balnearia para que lo asistiera. La necesidad de auxilio expuso ante el pasaje que el problema no sería de fácil resolución. Aún así, nadie imaginaba el tiempo que el cambio de neumático demandaría.

"El chofer tuvo la amabilidad de dejar el aire acondicionado prendido. Los de abajo estábamos bien pero los de arriba no tuvieron más alternativa que salir del colectivo porque ahí se concentraba el calor", señaló la damnificada. Así, hubo pasajeros que esperaron a la vera de la ruta, al rayo del Sol, con más de 30 grados, porque eso era mejor que estar adentro.

Para peor, en ese lugar muy pocos celulares registraban señal. Y como si faltara algún elemento para completar la sensación de abandono, el chofer no había llegado a estacionar sobre la banquina, por lo que una parte de la unidad invadía la cinta asfáltica, con el consecuente riesgo de accidentes.

En ese marco, la espera duró tres horas. El conductor explicó que un neumático había reventado "por el calor", por eso no podían continuar. Recién después de las 16 pudo poner el micro en marcha nuevamente.

"Cuando llegamos a Tandil quisimos hablar con alguien responsable de la empresa pero nadie se hizo presente. Sólo nos dieron un pasaje abierto como compensación", dijo la pasajera. Lo cierto es que esa atención no resolvió las complicaciones que sufrieron algunos de los afectados, quienes debían tomar en nuestra terminal otro colectivo minutos después del arribo pero perdieron ese viaje a raíz de la demora.

Sin respuestas, la mujer que accedió a hablar con este portal se consoló: "Por suerte no había niños chiquitos". Evidentemente, piensa que la escena podría haber sido peor. Cuesta imaginarlo.

Expresa tu opinión

Se deja expresamente aclarado que los comentarios realizados en los espacios de participación del Sitio son de exclusiva responsabilidad de sus autores, pudiendo estos ser pasibles de sanciones legales.

  © 2017 | El Editor, Noticias en línea

  0249 4 42 7493 / 94