sociedad 22/08/2017

Tragedia en el Delta: confirman que no hay sobrevivientes

Anoche, cerca de las 21, se confirmó que los tres tripulantes del avión que se estrelló en el Delta murieron en el impacto. Lo dijo la jueza Sandra Arroyo Salgado, quien aclaró que no se pudo completar la extracción de los cuerpos de Matías Ronzano (30), Facundo Vega (25) y Matías Aristi (37) por las dificultades del terreno y la profundidad a la que quedó enterrada la nave. Los investigadores creen que se precipitó a gran velocidad, que cayó de punta y que el piloto habría intentado una maniobra para regresar al aeropuerto de San Fernando.

El titular de Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC), Juan Pedro Irigoin, confirmó por la mañana que ayer se habían hallado restos humanos en el avión Mitsubishi LV-MCV, que fue encontrado el sábado en el Delta tras 26 días de búsqueda. Irigoin había adelantado que por las características del impacto "todo indica que no va a haber sobrevivientes", aunque luego aclaró que esas pericias están a cargo del Juzgado 2 de Sandra Arroyo Salgado. Fue justamente la jueza quien a la noche habló por primera vez con la prensa tras el hallazgo y confirmó las tres muertes.

"Se está priorizando la recuperación de las tres personas que se verificó que viajaban en el avión, dándole intervención a las familias para que puedan controlar y formar parte de todo este proceso", dijo Arroyo Salgado, y agregó que se convocó a un tanatólogo que "deberá analizar los restos humanos que se están encontrando" y que se sumó a dos expertos del Equipo Argentino de Antropología Forense. Además de pedir prudencia y respeto por los familiares, la jueza desmintió las versiones que indicaban que se había investigado a los tres tripulantes de la nave por presuntos actos ilegales, sino que, por el contrario, se quiso descartar que hubieran sido víctimas de un delito.

Según fuentes de la investigación, el avión cayó de trompa -en un ángulo de 90 grados- y a gran velocidad -circuló una versión de que iba a más de 400 km/h, pero no fue confirmada-, al punto que aún no se pudo acceder a los motores que quedaron enterrados a dos metros de profundidad.

Una de las hipótesis es que el piloto habría intentando volver a San Fernando, ya que le habían pedido que regresara por un problema con el transponder (sistema de comunicación). "Comenzó el giro para dirigirse a Vanar (una zona de Zárate donde se espera para aterrizar en San Fernando o Aeroparque) y desde allí poner proa a San Fernando, pero un colapso en la aeronave provocó su caída, algo que ocurrió instantes después de la última comunicación del piloto con la Torre de Control", explicó una fuente del sector aeronáutico citada por la agencia Télam.

Ayer también se confirmó que los restos del Mitsubishi LV-MCV fueron divisados desde el aire con un Cesna 182 que sumó la ANAC al operativo de búsqueda y se desmintió la versión de que el hallazgo se realizó con un sonar (radar submarino) traído de España, ya que este tipo de equipos se usan en cursos de agua como ríos o riachos, pero no en terrenos pantanosos como los del Delta, según explicaron desde la Sociedad Argentina de Aviación.

Durante estos primeros días de peritaje, se lograron extraer restos del tren de aterrizaje y la cola. Fueron enviados a un laboratorio montado en San Fernando. El informe de la Junta de Investigación de Accidentes de Aviación Civil sobre las causas del accidente tardará de 6 meses a un año.

En una entrevista radial, Irigoin afirmó que el avión "estaba en muy buen estado y muy bien mantenido" y afirmó que "no hay dudas de las condiciones de aeronavegabilidad del avión". Y deslizó la posibilidad de que el piloto no tuviera experiencia suficiente para comandarlo. "Al ser un avión difícil, habrá que estudiar si la cantidad de horas que tenía el piloto no fueron parte de las causales", dijo.

La búsqueda de ANAC viene siendo cuestionada por especialistas y familiares de los tripulantes. Pero Irigoin defendió el accionar del organismo que dirige y dijo que "es muy complejo encontrar un avión enterrado, además las características del Delta son dinámicas: uno no ve lo mismo cuando sale dos días seguidos. Uno puede entender que se critique que se haya sobrevolado el área 50 veces, pero la realidad es que es increíble que lo hayamos encontrado, porque estaba tapado por el agua y no había ninguna pieza visible".

La avioneta había despegado de San Fernando el lunes 24 de julio a las 14.30 y se dirigía a Formosa. Pertenecía a la empresa agropecuaria Aibal S.A., radicada en la localidad de Bragado. El dueño de esa firma, Ignacio Aristi, es padre de Matías Aristi (37), único pasajero a bordo según el reporte informado. La nave era piloteada por Matías Ronzano (30) y el copiloto era Facundo Vega (25), ambos de Lincoln. A los 5 minutos del despegue se cortó la comunicación. Pasaron 26 días hasta que finalmente el avión fue encontrado el último sábado, cerca de las 17.40, en el kilómetro 141,5 del río Paraná Guazú.


Expresa tu opinión

Se deja expresamente aclarado que los comentarios realizados en los espacios de participación del Sitio son de exclusiva responsabilidad de sus autores, pudiendo estos ser pasibles de sanciones legales.

  © 2017 | El Editor, Noticias en línea

  0249 4 42 7493 / 94