Opinion 23/09/2020

Granillo Fernández: Yo no me voy de Argentina

por
Alejandro Granillo Fernández

Tengo 66 años, nacidos y vividos en la Argentina. Nuestra Argentina me dio gratuitamente la mejor educación, hasta la Universidad pública. En nuestra Argentina formé mi familia, eduqué a mis hijos, y disfruto de mis nietos. Llevo cincuenta años de trabajo. Argentina es la patria de mis padres, mis abuelos y de mi familia grande. También la de mis hijos y nietos. Argentina es uno de los países más hermosos del mundo, bendecido por todos los climas, y por la abundancia de sus recursos naturales, humanos, científicos y tecnológicos. Tierra insular, rodeada de hermoso mar, enmarcada por las montañas más altas de América, lejana de guerras y tensiones entre países, sin conflictos limítrofes, ni religiosos, ni étnicos. Territorio hermoso e inmenso, que asombra a nuestros visitantes. Argentina fundada con la sangre y el coraje de nuestros próceres y sus pueblos. Consolidada con la inteligencia y sentido de progreso de quienes organizaron la Nación, nos dieron la Constitución, y nos sumaron al reducido número de las grandes naciones del mundo. Sostenida por quienes a lo largo de su historia, contribuyeron con su esfuerzo, su trabajo, su inteligencia, su capital, y su afán de superación y progreso, a que alcance el carácter de Patria de todos los argentinos, y de todos los que quieran habitarla.

Tierra de futuro sin límites, sólo debe dar un paso colectivo y decisivo, lúcido y en comunidad, hacia la construcción de una sociedad armónica, con igualdad de oportunidades, con educación inclusiva y de alta calidad, y con respeto estricto a las reglas institucionales.

Siento que nuestro presente puede hacer dudar a muchos, respecto de nuestro futuro colectivo como Nación. Por eso es necesario hacer ahora, y cada día, un ejercicio de reflexión respecto de quienes somos como pueblo, cuales son nuestros deberes hacia nuestra Patria, y de qué modo podemos contribuir, cada uno de nosotros, para que ese futuro alumbre desde ahora, a partir de este mismo momento, como faro orientador de nuestra aventura común como comunidad nacional. Estoy seguro que no es escapando a otras geografías, como lo lograremos.

Alguien dijo que nadie puede realizarse, en un país que no se realiza.

Por eso, yo no me voy de Argentina, no caigo en las celadas que nos plantea otra patria, supuestamente hermana, que en lugar de mostrarnos su solidaridad ante las dificultades que atravesamos, se empeña con sus cantos de sirena, en atraer familias argentinas y sus capitales. Esa actitud deleznable quedara en la historia, y no será olvidada por quienes amamos a nuestro país.

Luchemos desde aquí por nuestra Argentina, por su superación, cada uno desde su lugar, sumándonos al conjunto, sostenidos por la conciencia cívica, el respeto, la igualdad de oportunidades, el afán del bien común, la búsqueda de la excelencia, y el amor por la Patria.

Nuestros sacrificios actuales, siempre serán infinitamente menores que aquellos que realizaron nuestros ancestros, los argentinos emancipadores y fundadores.

Argentina vale.

Expresa tu opinión

Se deja expresamente aclarado que los comentarios realizados en los espacios de participación del Sitio son de exclusiva responsabilidad de sus autores, pudiendo estos ser pasibles de sanciones legales.

  © 2017 | El Editor, Noticias en línea

  0249 4 42 7493 / 94