Sociedad

Sociedad

Año Nuevo chino, tradición y celebración milenaria en Buenos Aires

Llegó un nuevo aniversario mundial para la comunidad oriental. Reflexiones sobre el simbolismo y la evolución cultural que representa el Año del Dragón de Madera. En qué consisten sus celebraciones. Un acercamiento de cómo llegan a la Argentina

Por: Nicolás Rzonscinsky
10 de febrero de 2024

Hoy comienza el año 4722 para la comunidad china, bajo la protección del Dragón de Madera. En Buenos Aires, se celebrará en dos planos diferentes: de manera pública y puertas adentro. ¿Cómo reciben el nuevo año? ¿Qué significado tiene la llegada del dragón? símbolo central de su zodiaco, que completa su ciclo cada doce años.

La migración china hacia Argentina empieza a principios del siglo XX, pero recién en la década del 70 llegan el primer flujo de familias taiwanesas. Ellos fueron quienes comenzaron a construir lo que hoy conocemos como Barrio Chino -en el barrio de Belgrano- que, en ese momento, se llamó Calle Taiwan.

Gustavo Ng es hijo de una pareja de chinos que llegaron en la década del 50, mucho antes de las grandes corrientes migratorias, por eso, vivió todo ese proceso desde adentro, y se define "con una pata afuera y una adentro de la comunidad".

En ese sentido, y para contextualizar los festejos, explica: "No hay una colectividad china. No es que todos los chinos están conectados entre sí de la manera que lo hacen otras colectividades, como la judía o la armenia que tienen instituciones". "Los chinos están más dispersos por distintos motivos. Existen distintos grupos, algunos por la región de procedencia, y la mayoría por familias. Pero, más allá de eso, si son muy comunitarios, tienen una vocación de juntarse para todo".

"Lo más fuerte de los festejos es la familia, porque en China es una fiesta familiar. Es como la navidad, entonces se festeja en familia, no en la calle", explica Gustavo. En realidad, los festejos son dos: el pequeño año nuevo, que se celebra una semana antes, y la fiesta de año nuevo propiamente dicho. "Entre ambas fechas se cumple una cantidad de ritos que la familia trata de respetar: limpiar la casa, comer determinadas cosas, es como una semana entera de festejo", detalla.




En la misma línea coincide Ana Kuo, directora de la Asociación Cultural Chino Argentina, quien explica que en general la comunidad celebra el año nuevo dentro de las casas, con reuniones familiares "porque es un día laboral como cualquiera. En China es un día de fiesta que empieza con la previa y se extiende 10 días más. Este año termina el 17 o el 20, según las compañías".

En estas celebraciones la comida también juega un rol fundamental. "En China el año nuevo es el momento en que las personas hacen regalos con productos tradicionales, donde comen cosas como pastel de arroz o bolitas de arroz rellenas o trenzas de sésamo. Son comidas tradicionales que difícilmente se ven durante el año en los comercios", explica Kuo.

En Argentina las celebraciones también se dan de cara a la comunidad con diferentes actividades. Para ello, la Embajada le cede al conductor Carlos Lin, una de las caras más visibles, la organización de la Ruta del Año Nuevo Chino. Se trata de una serie de actividades en distintos lugares cada una con una particularidad y con el objetivo de federalizar y hacer crecer el festejo. Ya sucedió en Salta y Ushuaia.

Por otro lado, también la embajada se asocia con el gobierno de la Ciudad de Buenos Aires para distintos festejos. El evento central sucede en la Plaza Parques Nacionales en Belgrano, pero en esta edición, también se realizó la Carrera del Bote Dragón en Puerto Madero.


El Año del Dragón de Madera

Este es el Año del Dragón y esto tiene un significado especial. Así lo explica Gustavo Ng: "El Dragón es en muchos sentidos el animal más importante de los 12, entonces el Año del Dragón siempre es un año de mucha fuerza. Es el signo del cielo y de todo lo noble. La valentía, la generosidad, la justicia, la clemencia, etc., están concentrados en el Dragón, que es el rey del cielo, donde todo es posible. China tiene una gran identificación con el dragón. Hay registros arqueológicos de 7mil años donde ya el dragón era como el tótem del país".


"Los emperadores se validaban diciendo que eran hijos del dragón. Hoy todos los chinos se consideran sus descendientes en el mundo". Hay que tener en cuenta que este animal mitológico chino no tiene nada que ver con el dragón occidental. En China tiene aspecto feroz y, sin embargo, es benéfico. "Es fuego y es agua, es todo", explica Ng.

"Es la totalidad de los animales: tiene escamas de pez, alas de murciélago, garras de águila, cuerpo de serpiente, cuernos de antílope y ojos de perro. Es una síntesis de todo, y también una síntesis de China. Entonces hay una cuestión de decir 'el dragón es China y el dragón es uno'. Es de la unidad de China", afirma.

Lo simbólico, cierra, tiene hasta significados geopoliticos: "Cuando se dice 'Taiwan no es otro país porque hay una sola China' es la actualidad política que repercute al dragón. Y el dragón, que siempre fue para dentro del país, hace 12 años, justamente en el anterior Año del Dragón, asumió el actual presidente Xi Jinping y comenzó la proyección internacional de China. Hasta ese momento estaba hacia adentro y era un jugador modesto en términos geopolíticos. Ahí empieza a asumir su peso internacional y lo hace en el nivel icónico, simbólico y mitológico del Dragon", explica Gustavo.

La migración

Luciana Denardi, doctora en Antropología social, Investigadora CONICET, explica a El Editor que "uno de los primeros negocios fue la Casa China que era la manera de encontrar productos de ese país en Argentina". Luego, surgieron distintas asociaciones, iglesias para abordar temas cotidianos como "resolver la inscripción escolar de sus hijos o para mantener contacto con su país de origen o como punto de encuentro", agrega Luciana, también miembro del programa China CONICET y del Programa de Estudios de China Global de EIDAES- UNSAM.

Luego, el gigante asiático abrió las fronteras e impulsó la migración. En ese entonces fue la época en la que florecieron los restaurantes chinos. En ese sentido Denardi suma: "De 2004 en adelante recibimos la gran cantidad de migrantes que se dedican al supermercadismo, o a la importación. A partir de 2010 empiezan a llegar empleados de las empresas chinas asentadas en Argentina".

Comparte tu opinión, dejanos tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.

Política

Los elefantes blancos de Milei: cómo afecta el freno de la obra pública a la PBA

El gobierno nacional frenó más de 2 mil trabajos de infraestructura en el país. El impacto bonaerense y la respuesta de Kicillof para diferenciarse del modelo del ajuste // Por Bruno Lazzaro