Opinión

Opinión

Con Cristina, pero sin Cristina

No estará en la boleta, pero jugará fuerte en la campaña. La centralidad y la conducción están en sus manos. La estrategia está en marcha. Hay 2023

Por: Agustín Alvarez Rey
27 de mayo de 2023

CFK no dio definiciones. Por ahora no hay nombres. Tampoco confirmaciones públicas sobre una candidatura producto del consenso o precisiones sobre que el candidato surgirá de las PASO. La única certeza: la centralidad de la vicepresidenta que volverá a ser protagonista de la campaña. La estrategia ya está lista. No hay improvisación.


Cristina Fernández de Kirchner mantuvo durante la última semana una intensa agenda de reuniones. Sus interlocutores ocasionales coinciden en que se la vio tranquila. "Escucha más de lo que habla. No da definiciones", comentó un dirigente que fue recibido por la vicepresidenta 48 horas antes de que se desarrollara el acto en Plaza de Mayo en el marco de los 20 años de la asunción de Néstor Kirchner como presidente.


El último jueves La Plaza le habló a Cristina, pero Cristina les habló a todos. A los que fueron y los que no. A los enojados y a los que se intentan posicionar como imprescindibles. No hubo sorpresas, tampoco certezas. La línea argumental de la vicepresidenta no se modificó, pese a la ansiedad del entorno que ruega por nombres y candidaturas. No hubo ungido. No hay certeza. Competencia en una PASO o candidatura de síntesis, hasta ahora ese el dilema. ¿Será con todos?



Fotos: Silvana Colombo



Esperando el milagro


Una vuelta por La Plaza fue suficiente para darse cuenta de que todos los que la caminaron, con la mirada puesta en la Pirámide de Mayo, buscaban algo concreto. Pese a que no hubo respuesta, todos se llevaron lo que fueron a buscar: la sensación de estar de píe.


Los sueltos y los organizados parecían confluir en La Plaza de Mayo en busca de algo mucho más simple que la definición de una estrategia electoral y algo bastante menos complejo que la coronación de un candidato. Parecían anhelar el mundo que perdieron. Ese que les arrebató la pandemia, que les confiscó Macri durante su gobierno, ese que parece sepultado debajo de la falta de aciertos de una gestión que apostó a la desmovilización. Miles de almas querían recuperar los rituales sin calma, las sensaciones que acompañaron 12 años de gobierno. Épica y relato, alimentos del alma para militantes y convencidos.




Foto: Silvana Colombo



Los actos y las movilizaciones son muchas cosas a la vez. Son sus discursos, sus números, las presencias y las ausencias, pero sobre todo son sensaciones.


Las misas paganas protagonizadas por el kirchnerismo tienen su lógica y su liturgia. Hay algo único ahí. Se ve en las caras de quienes van organizados y los que van sueltos. Hay algo ahí que parece indestructible. Claro, nadie sabe cuánto pesa eso en términos electorales. Hay algo que no tiene nadie más en el universo de la política nacional. Solo Cristina. Hay algo que va más allá de las convicciones y de lo ideológico. Es la fuerza de gestión. Es el voto que va a la urna con razones concretas. Es el voto peronista de siempre. Es pre ideológico. Es la nostalgia bañada de esperanza. Eso explica parte del asunto. No todo. El resto de los condimentos son conocidos y pueden ser compartidos por otros dirigentes. Hay un capital que sobrevoló este 25 mayo, y que aparece en cada acto que encabeza CFK. Hay algo ahí que es único. Explica algo, no todo.



Fotos: Silvana Colombo




El último baile


Parada en el centro del escenario. Rodeada de propios y no tan propios. Abrazada por La Plaza. Ella, la fusilada que vive, dio una señal clara: jugará una vez más.


The last dance (El último baile) es una docuserie que se puede ver en Netflix, la plataforma de streaming más popular de la Argentina, relata la última temporada de Michel Jordan en la NBA junto a los Chicago Bulls. Un último esfuerzo para coronar su carrera con un campeonato. La analogía no necesita explicación.


Cristina se pondrá el equipo al hombro, pero a diferencia de Jordan no ingresará al rectángulo de juego. El apellido Kirchner no estará en la boleta. Por ahora no hay candidato, pero se divisa un rumbo.


Faltan menos de 30 días para el cierre de listas. La fecha límite es el 24 de junio. Las versiones siguen siendo intensas y contradictorias. Otra vez le toca mover a Cristina. Está vez el truco será distinto y la posibilidad de que funcione se presume más restringida. Sin embargo, ya nadie duda de que lo volverá a intentar. 20 años después, el kirchnerismo está en marcha.


Comparte tu opinión, dejanos tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.

Política

Ley bases: del dictamen al recinto todo puede pasar

Las negociaciones de Guillermo Francos garantizaron las firmas para el dictamen, pero no hay certezas sobre que sucederá en el recinto// Por Antonio Riccobene