Sociedad

Sociedad

Gándara, de pueblo fantasma a destino con historia propia

El pueblito bonaerense supo cobijar a la tercera industria láctea del país. Sin embargo, en la actualidad quedan pocos vestigios de su época de apogeo. La idea de una pareja que busca poner el pueblo en valor, reconvertirlo y así ofrecer una opción para turistas y lugareños

Por: Romina Lambert
30 de diciembre de 2023

Situado a 20 km de la ciudad de Chascomús, Gándara es un pequeño pueblo bonaerense que supo tener la tercera industria láctea del país. Lamentablemente desde que se cerró la planta en 2007, el éxodo de sus habitantes fue casi total.

Frente a la pandemia, Virginia Costa y Sebastián Cappiello, una pareja que había sido despedida de una compañía aérea, se instaló en el paraje rural con la idea de recuperar el antiguo comedor del establecimiento de la fábrica láctea, reabrirlo y convertirlo en una pulpería para turistas y locales.

En un comienzo, al ser contexto de pandemia, pensaron en una iniciativa que no agrupara a mucha gente y con la idea en mente, decidieron armar una cabaña para alquilar a quienes buscaran vacaciones o una forma de turismo diferente.

En enero del 2021 inauguraron la primera cabaña y al año siguiente la segunda. De esa forma, "intentamos de alguna manera que la gente empezara a conocer Gándara, a relacionarse de otra manera con el lugar, que la incluyera dentro del circuito del turismo y no solamente relacionarla con la nostalgia de lo que fue la fábrica en los '80", cuenta a El Editor Virginia.


Monasterio San José.


Un pueblo fantasma

El cierre de la fábrica láctea fue no solo afectó a las y los habitantes del paraje rural sino también, a los pueblos vecinos como Chascomús, Brandsen, Altamirano o Jeppener. Hoy quienes lo visitan lo consideran un pueblo nostálgico. "Mucha gente recuerda cuando eran chicos y los padres quizás los llevaban a la costa y hacían una cola larguísima para que la gente de Gándara les diera unos yogurcitos", relata Virginia. "Hay como un recuerdo anclado a eso que es muy agradable", agrega.

Los fines de semana suele recibir una camada importante de vehículos, incluso grupos de treinta o cuarenta personas en bicicletas que se trasladan desde La Plata o desde pueblos más cercanos. Pero cuando llegan a Gándara se tropiezan con un paraje rural bastante abandonado.

En la actualidad viven aproximadamente 15 familia en el lugar. Y como hay una gran extensión de campo las casas se encuentran muy distanciadas unas de otras. Por lo cual, "el que llega y no conoce, dice acá es un pueblo fantasma", admite Costa.

Cuando la fábrica cerró, esas familias que trabajaban y habitaban en esas casitas, dejaron de vivir en el pueblo. Entonces "el paisaje puede ser un poco desolador, pero a la vez súper interesante para la gente que les gusta visitar lugares que parece que quedaron en el tiempo", suma Virginia.

En la actualidad Gándara cuenta con una escuela en funcionamiento, una estación de tren y una estación de policía. Pero al ver las casas vacías y la fábrica en desuso, sienten que al pueblito lechero le falta algo. "Creo que los turistas vienen, se bajan del auto, dan una vuelta y no pueden creer que en la ex fábrica no esté pasando nada más que eso", suma la emprendedora.


Virginia Costa y Sebastián Capiello, responsables del proyecto pulpería.


El proyecto de una pulpería

Virginia Costa cuenta a El Editor que la idea de abrir una pulpería surgió luego de una charla con la gente que visita sus cabañas. "Nos pedían un lugar para ir a comer, donde ir a tomar un café o donde comprar algo de proveeduría", dice.

Frente a la ausencia de un lugar que abastezca las necesidades de los vecinos de Gándara, a Virginia y a Sebastián se les ocurrió arrancar con una idea piloto: instalaron una mesa frente a la estación y llevaron unos termos de café y unas medialunas. Los visitantes que llegaban en bicis, autos o camionetas al pueblo frenaban para preguntar qué tenían. También consultaban por un baño disponible.

Toda esta situación encendió la lamparita en la pareja y pensaron que la idea de abrir una pulpería no solo era una opción para los turistas sino también, para los propios vecinos de Gándara. "Lo empezamos a planear como un proyecto a futuro y comenzamos a intentar negociar con el dueño del ex restaurante de la fábrica para que nos alquilara el lugar", cuenta Virginia

"Tardamos tres años intentando convencerlo hasta que por fin lo logramos", comenta contenta Virginia. El sueño de la pareja empezó a tomar forma. Comenzaron muy de a poquito a restaurarlo para lograr abrir un lugar que, en principio, abra los fines de semana y así darles a los habitantes de Gándara un lugar donde pasarse a tomar algo o comer algo al paso.

"No pretendemos ser la mejor experiencia gastronómica de la provincia, pero sí bancar un poco estas necesidades que tiene no solo el turista sino también el vecino", remarca la pareja.

Para la pulpería abrirán la punta del restaurante que son nada más que 30 metros cuadrados, ya que "abrir todo el restaurante es muchísimo gasto y se nos escapa totalmente de nuestras posibilidades", reflexionó Virginia.

Con respecto al espíritu de la pulpería, tienen pensado darle una impronta moderna. En las paredes, en vez de copiar los típicos carteles de pulpería, decidieron reproducir cosas que tuvieran que ver con su propia historia, con lo que ellos transitaron. Y eso será una sorpresa que develarán en el momento que la abran.

También tienen en mente abrir una pequeña proveeduría con productos básicos. "Me parece que el vínculo con la gente de Gándara se va a generar mucho más cuando se abra porque es algo que necesitamos", finalizó Virginia.

Comparte tu opinión, dejanos tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.

Política

Ley bases: del dictamen al recinto todo puede pasar

Las negociaciones de Guillermo Francos garantizaron las firmas para el dictamen, pero no hay certezas sobre que sucederá en el recinto// Por Antonio Riccobene