Política

Política

Kicillof se enfrenta a Milei y crece puertas adentro del PJ

El mandatario bonaerense tiene la dura tarea de lidiar con una provincia que sufre los recortes nacionales y, además, se muestra al frente en la pelea contra el presidente, Javier Milei

Por: Bruno Lazzaro
9 de marzo de 2024

El gobernador, Axel Kicillof, es hoy no solo la imagen política de la provincia de Buenos Aires, donde fue reelecto por casi el 45 % en las últimas elecciones, sino, además, uno de los principales representantes de un peronismo que busca plantarse fuerte en el marco de una gestión nacional que golpea duro en la vida de los argentinos.

El mandatario provincial tiene en claro que sin un cambio en las políticas de ajuste que lleva adelante el Ejecutivo nacional, a cargo de Javier Milei, es imposible pensar en un territorio satisfecho ante los reclamos y necesidades de las y los bonaerenses.

"La provincia no se salva sola", fue la frase que repitió hasta el hartazgo el gobernador en la previa del balotaje y que hoy resuena a premonición. Lo cierto es que ninguna de las jurisdicciones que componen el territorio nacional está en condiciones de superar la situación que atraviesa el país sin la cooperación de las demás.

Algo que quedó expuesto en los últimos días luego de las diversas reuniones que se llevaron a cabo en torno al Pacto de Mayo convocado por el presidente. Sin claudicar, claro. Por eso, el mandatario llevó a la Casa Rosada los siete puntos a tratar que expuso como respuesta a los 10 que planteó Milei en la apertura de sesiones del Congreso.

Kicillof mantiene una puja a dos frentes. Por un lado, apuesta a defender el derecho al futuro, su insignia de campaña, de todas y todos los bonaerenses. Incluso con algunos acompañamientos, en voz baja ("sotto voce", como repiten desde el ejecutivo provincial), de jefes comunales de la oposición. Sobre todo del radicalismo.

De ahí el reclamo que hizo durante su presentación en la apertura de sesiones en la Legislatura bonaerense, donde se plantó antes los recortes que el presidente llevó a cabo durante estos casi tres meses de gobierno y que impactaron en toda la provincia.

"El ajuste solo produce un resultado: dolor, desintegración, frustración, desigualdad, precariedad. Nunca un ajuste es inevitable, jamás el dolor y el sufrimiento de los que ya sufren es el remedio para nuestros problemas. No queremos motosierra, ni ajuste. Queremos más inversión para seguridad, salud y educación. Austeridad para gobernar, sí; sacrificios inconducentes para el pueblo, no", sostuvo el gobernador.

Tras el cruce que se dio por la coparticipación entre Milei y el gobernador de Chubut, Nacho Torres, su par provincial fue uno de los que se mostró más fuerte en la crítica al accionar nacional.

Kicillof sabe que necesita dar respuestas no solo a los bonaerenses sino también a la dirigencia política. Cabe recordar que el Frente Renovador elevó su queja semanas atrás luego de que fuera ignorado un pedido de reunión de parte de los intendentes.

Movimiento partidario

El margen de error es pequeño. Lo que pase en el país y su consecuente réplica en la provincia será, también, la plataforma desde donde el gobernador podrá lanzarse a la puja por la sucesión nacional. De ahí la obligación política de consolidar un armado propio.

"Axel es el mejor gobernador que tuvimos en la historia de la provincia. Y, sin dudas, tiene un futuro político grande. Pero la mirada está puesta en poder ponerle un freno a un presidente mesiánico que no tiene empatía por sus compatriotas. Para lo que viene, esperemos, dentro de la ley, que haya tiempo", le cuenta a El Editor uno de los intendentes que tiene llegada al mandatario bonaerense.

Como ya contó este medio, un grupo de jefescomunales integrado por Jorge Ferraresi, Julio Alak, Fernando Espinoza y MarioSecco, entre otros, logró unirse en pos de darle a Kicillof una estructura nosolo política sino también partidaria. Es por eso que hoy que hoy los intendentes miran con buenos ojos la posibilidad de cambiar la conducción provincial.

Vale mencionar que Kicillof también será de la partida el próximo 22 de marzo cuando el PJ nacional se reúna para aceptar la licencia de Alberto Fernández como presidente del partido. Sin embargo, pese a los rumores, y según le confiaron a este medio, "el gobernador no está interesado en dar esa pelea".

Sin embargo, no todo termina ahí. Sucede que la puja que sí deberá dar el exministro de Economía durante el segundo gobierno de Cristina Fernández de Kirchner será aquella que enfrente al peronismo tradicional que busca restarle participación activa a La Cámpora hacia adentro del partido.

Ya sea por acción u omisión, el gobernador quedará inmerso en una dura disputa entre los que quieren obligar a Alberto a que renuncie, poner un nombre nuevo y comenzar un periodo de transformación interna para poder generar las bases y condiciones del peronismo que se viene, para algunos, con la necesidad de retomar la tradición para mostrarse abiertos a captar a los decepcionados de Milei.

Comparte tu opinión, dejanos tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.

Política

Ley bases: del dictamen al recinto todo puede pasar

Las negociaciones de Guillermo Francos garantizaron las firmas para el dictamen, pero no hay certezas sobre que sucederá en el recinto// Por Antonio Riccobene