Sociedad

Sociedad

La reubicación de la zona roja de La Plata: ¿maquillaje electoral o necesidad?

El intendente de La Plata firmó un decreto para que las trabajadoras sexuales se trasladen su lugar de trabajo al corazón del bosque. Las denuncias vecinales, la resistencia del colectivo travesti trans y la necesidad de aplicar la Ley de Cupo Laboral Travesti, Trans-Diana Sacayán

Por: Laura Funes
16 de septiembre de 2023

Desde hace muchísimos años, la zona roja de La Plata funciona en barrio El Mondongo. Pero, días atrás, el intendente Julio Garro firmó un decreto para reubicarla en las avenidas 122 y 52 dentro del Paseo del Bosque, a pocos metros de la cancha de Gimnasia y Esgrima, club popularmente conocido como "El Lobo".

La decisión del jefe comunal PRO se da a raíz de un pedido de vecinas y vecinos de la zona y para cumplir con lo estipulado en el Código de Convivencia Ciudadana, aprobado en noviembre del 2021 por el Concejo Deliberante.

Según los habitantes del barrio, la presencia de las trabajadoras sexuales y en contexto de prostitución derivaba en disturbios, peleas "territoriales" entre las mujeres, travestis y trans a quienes además acusan de vender droga.

Desde entonces a esta parte, el colectivo de travestis y trans de la ciudad lleva adelante una verdadera cruzada en contra de la decisión municipal, por vulnerar los derechos de quienes hoy llevan adelante la actividad.

"Nosotras venimos desde el año 2018 intentando tener un diálogo con el municipio acerca del Código de Convivencia. Hemos acercado diferentes propuestas con respecto a lo que es la reubicación. No somos un mobiliario. Y ni hablar de la violencia que ya sucede para las trabajadoras sexuales, las personas travestis y trans en la actual zona roja. No nos queremos imaginar lo que va a suceder en el bosque", consideró a El Editor Galaxia Rod, referente de la agrupación transfeminista Marea Rosa.

El destino de reubicación es una verdadera boca de lobo. No porque esté cerca de un estadio de fútbol, sino por la falta de iluminación de la zona, su aislamiento y la escasa presencia policial. Y si bien desde el Municipio se comprometieron a reforzar y mejorar estas falencias, nadie asegura que finalmente así sea o se mantenga en el tiempo.

"Lo que le estamos pidiendo es una política pública que sea clara y que realmente llegue a las compañeras de una manera efectiva para poder mejorar la calidad de vida de las compañeras travestis y trans", añadió Galaxia.

Dentro de las propuestas presentadas está el cupo laboral travesti trans, ley vigente desde 2015 y que La Plata no cumple. Gracias a esa normativa, Galaxia ya no trabaja en la esquina. En 2021 ingresó a la administración pública de la provincia de Buenos Aires, desde donde también promueve la militancia y derechos del colectivo travesti trans.

"Hoy no es mi realidad, por eso le pedimos al municipio que cumpla con la Ley de Cupo laboral travesti trans. Es nuestro derecho y demuestra cómo una política puede cambiar las vidas de las compañeras que hoy ejercen el trabajo sexual o están en situación de prostitución. Todas quieren acceder a un trabajo formal, a una oportunidad de vida y eso no se pone en esta discusión. Enseguida, desde una mirada criminalizadora, una mirada despectiva, se nos pone de un lado de la vereda y al Municipio en la otra", sentenció la referente de Marea Rosa.

Es que la norma de Cupo Laboral Travesti, Trans-Diana Sacayán prevé que las personas travestis, transexuales y transgénero deberán ocupar al menos el 1 % de los cargos en el sector público siempre que reúnan las condiciones de idoneidad para el cargo. Además, la ley establece reservas de puestos de trabajo que deben ser ocupados exclusivamente por ellas, con el fin de promover la igualdad real de oportunidades en el empleo público.

De la cadena narco a la inseguridad barrial

"Nosotros luchamos como vecinos y tenemos una demanda política defendiendo la reubicación de la Zona Roja. Todo esto es político, de la provincia", señaló un vecino de barrio El Mondongo, quien recordó que se juntaron "más de 15 mil firmas" para el traslado y así poder "vivir en paz".

Una de las principales quejas que motivaron el decreto de reubicación de las trabajadoras sexuales fueron las denuncias por narcotráfico y cómo éste provocó un incremento de otros delitos, principalmente robos.

Durante los últimos 15 años, el negocio de la venta de cocaína se convirtió en la clave criminal de la zona roja y las meretrices, en situación de vulnerabilidad, se convierten en el último eslabón, y el más débil, de la cadena.

Sin embargo, desde Marea Rosa y otras agrupaciones transfeministas realizaron un mapeo del barrio donde ocurre la inseguridad constante y no están relacionados ni siquiera en las esquinas donde paran las trabajadoras sexuales.

"El Intendente está haciendo foco en una zona específica de La Plata cuando sabemos que la inseguridad ocurre en toda la ciudad, en todo el territorio. Específicamente en el casco urbano se han presentado diferentes situaciones de inseguridad a comerciantes y no hay una propuesta de reubicar los locales de Calle comercial 8 al bosque de la ciudad de la Plata", argumentó Galaxia.

Por ahora, la reubicación de la Zona Roja sólo quedó en un decreto. Agrupaciones de travestis y trans presentaron una medida cautelar para frenar la decisión de Garro y están a la espera de una definición judicial. Mientras tanto seguirán insistiendo con su rechazo en las calles, donde siempre estuvieron y desde donde imponen su resistencia.

Comparte tu opinión, dejanos tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.

Sociedad

De ciruja a bibliotecario, el amor por los libros en primera persona

De ser analfabeto a logar amar una biblioteca popular. La historia de Roque Presentado: de Entre Ríos a Almirante Brown, de pedir libros a ofrecerlos // Por Nicolás Rzonscinsky