Entrevistas

Entrevistas

Leonardo Grosso: "Cristina es la que tiene que ordenar la estrategia electoral"

El diputado de la Nación por la provincia de Buenos Aires apuesta por las primarias para definir candidaturas en San Martín. Hace un análisis de la actualidad del Frente de Todos y confía en las posibilidades del peronismo para reencantar al votante. "Milei es peor que Macri", señala en un mano a mano con El Editor

Por: Antonio Riccobene
13 de mayo de 2023

Leonardo Grosso está convencido que las candidaturas se tienen que definir en las primarias abiertas, simultáneas y obligatorias (PASO). Así prepara su campaña competir en San Martín contra el actual intendente Fernando Moreira, que cuenta con el sello del Partido Justicialista. "No hay que tenerle miedo a las PASO. Hay que tenerle miedo a la inseguridad, a otras cosas", señaló en sus oficinas de Ballester, en una entrevista con exclusiva con El Editor.

Además, marcó las diferencias con la gestión del Frente de Todos, pero revalidó a Sergio Massa: "Está haciendo lo mejor que puede, que es un trabajo muy duro. Yo confío en su capacidad". Por otro lado, señaló que le gustaría que Cristina Kirchner fuera candidata estas elecciones aunque reconoció: "a veces le demandamos más, de lo que merece que le demandemos. Ya dio todo".

El Editor: ¿Cómo se prepara para ir a una interna contra el actual intendente?

- Muy bien, nosotros estamos. Vamos a transitar un debate político con compañeros y compañeras de nuestro mismo espacio, o de nuestro mismo frente que tiene que ser sano y productivo. Entonces, nosotros buscamos propuestas para debatir cuáles son las políticas públicas que tiene que encarar el municipio de San Martín.

¿No es una aventura personal su candidatura?

- ¿Cómo va a ser una aventura personal? Nosotros construimos un espacio político que entiende que la mejor estrategia que puede tener el Frente de Todos para consolidar una propuesta electoral potente es la democracia. Eso no es una aventura personal. Queremos que los vecinos y las vecinas elijan al candidato o a la candidata del Frente de Todos, y no un puñadito de dirigentes. Eso es más parecido a una aventura personal, eh.


Prensa Leonardo Grosso


¿Y qué lo lleva a querer ir a una interna?

- Parecía que se había cancelado la discusión de los problemas de San Martín, sólo lo discutían los sectores de la oposición buscando golpes de efecto, pero no aportando realmente. Y hacia adentro de nuestro espacio eso estaba cancelado. No hay que tenerle miedo a las PASO. Hay que tenerle miedo a la inseguridad, hay que tenerle miedo a otras cosas.

¿Cómo ve el crecimiento de los votantes de Milei, que lo quieren votar, pero tal vez no conocen sus ideas tan extremistas o directamente no coinciden con sus propuestas liberales de apertura de mercados?

- Creo que Milei es una especie de invento de los grandes medios de comunicación, o los grupos económicos en realidad. Y la combinación de eso con el descontento de un sector de la población por la falta de política pública para resolver los problemas de la economía. El plan económico es el de 2001. La dolarización que plantea Milei es el 1 a 1 mega devaluado que se llevó puesta a toda nuestra industria nacional. Esto es el modelo económico que vienen a plantear. Él es fan de Cavallo. Es Cavallo con peluca.

¿Y el peronismo después de haber gobernado 4 años, qué posibilidades tiene también de ir a buscar a ese votante, de reencantarlo?

- Creo que el peronismo todavía tiene muchas posibilidades. Nosotros somos un espacio muy competitivo. Más competitivo que Cambiemos incluso. Debemos encontrar una buena estrategia electoral. Los medios de comunicación y la dirigencia política es más dura con el gobierno del Frente de Todos que la gente en la calle. Con los problemas, asumiendo los problemas y lo que nos dicen.

Y para eso, ¿cuál es el mejor lugar que puede ocupar Axel Kicillof, en Provincia, en Nación?

- Por supuesto en la provincia es un gran candidato. Él lo sabe, lo sabemos todo. Lo sabe el PRO. Yo no voy a opinar si él tendría que ser candidato nacional o no porque me parece que el Frente de Todos tiene que ordenar su situación. Cristina es la que tiene que ordenar, por el peso político que tiene dentro de nuestra coalición, cuál va a ser el formato de la estrategia electoral. Lo peor que podía pasar, decíamos hace dos años, era que gane Macri. Pero ahora, además, hay algo peor que es Milei.


Prensa Leonardo Grosso


¿Milei es peor que Macri?

- No tengo dudas. Todo eso es terrible y esto es peor. Es Cavallo con peluca. Es como un Macri recargado, que puede terminar muy mal para la democracia, para las instituciones y sobre todo para los laburantes.

¿Y a Cristina se la imagina candidata?

- No lo sé. A esta altura no lo sé.

¿Le gustaría que lo sea?

- Sí, por supuesto, me encantaría. Cristina es la dirigenta más importante del espacio político al que nosotros pertenecemos. Pero además significa un montón de cosas ¿no? Cómo vivíamos nosotros, una economía bastante virtuosa, un Estado muy presente. Pero es una decisión que tiene que tomar ella. Me parece que a veces nosotros le demandamos más a Cristina, de lo que merece que le demandemos. Ya dio todo.

¿Qué pasó con Sergio Massa? Para esta altura del año preveía una inflación del 4 o 5 por ciento y estamos más cerca del doble que del objetivo

- La explicación que le encuentro tiene que ver con que cuando vos gobernas no lo haces solo. Gobernas con los grupos económicos, interactúas en un tablero donde todos juegan y acá los grupos de poder jugaron muy mal. Massa les jugó bien, les dio el dólar soja, malbec, y les tiró centros para que liquiden y los tipos no lo hicieron. Todos tienen su grado de responsabilidad pero no lo inventaron. Si te doy un tipo de cambio especial, todos hacemos un esfuerzo para pagarle a los millonarios sojeros un poco más de millones.

¿Y está bien que un gobierno peronista le dé un poco más de millones a los millonarios?

- Yo creo que está bien adoptar cualquier herramienta para resolver la crisis macroeconómica. Yo no tengo un sesgo ideológico en eso.

Bueno, pero no lo resolvió.

- No, pero él tuvo buena voluntad. Y él tuvo la vocación política de construir acuerdos con ese sector. Y esos sectores no acordaron. Y vino la sequía y se están guardando los granos en los silos y no liquidan.

Sí, es una transferencia de recursos...

- Nadie aporta. Nosotros necesitamos generar un gran acuerdo con estas cosas. Acá lo que tiene que entender el círculo rojo, o los grupos económicos del país, es que ellos tampoco pueden producir en un país que se va al demonio cada dos minutos. Massa está haciendo lo mejor que puede, que es un trabajo muy duro. Yo confío en su capacidad.

¿Cómo analiza la política con el litio que lleva adelanta el Gobierno?

- Malísimo. Malísimo. Hay una línea de pensamiento dentro del peronismo que cree que el desarrollo económico es a través de la extracción de los recursos naturales y que el cuidado del medio ambiente es una cosa así como de retraso de la posibilidad de desarrollo de la Argentina. Yo creo que eso es una enorme negación del problema ecológico, es una vieja escuela, no es de Massa, no es de Kulfas.

¿Cómo se puede avanzar políticamente con la declaración del litio como recurso estratégico o en la unión con Bolivia y Chile, donde está el 70% de las reservas de este mineral que el mundo demanda?

- Esas condiciones que hoy no están. Porque el Gobierno no es tan fuerte como se necesita, las empresas son muy fuertes. Nos voltearon la Ley de Humedales, olvídate. Fueron ellos, fueron las empresas de litio y los gobernadores atrás de lo que decían las empresas de litio desde Washington, yo me acuerdo muy bien. Los gobernadores nuestros, y gobernadores radicales. Todo en fila atrás de Livent.

¿Cómo se puede rebatir el sentido común de "convertir los planes sociales en trabajo", una idea también muy instalada en el peronismo?

- Eso es un slogan, porque ya trabaja la gente. De hecho, los planes son un millón, y las personas que trabajan y no tienen ingreso registrado, y no tienen derechos laborales, ni vacaciones, aguinaldo, tienen en su mano de obra el capital. Trabajan

¿Y por qué las conquistas de esos sectores en un gobierno peronista, cómo este, son a cuenta gotas?

- Porque, así como el ambientalismo, la economía popular el peronismo todavía no la termina de entender a la economía popular. Te escuchan, pero no te ven. El problema de la falta de empleo es estructural. Lo que nosotros tenemos que hacer son políticas públicas que acompañen al desarrollo de esa economía que están haciendo la gente sola. Nosotros tampoco queremos planes, queremos créditos...


Prensa Leonardo Grosso


¿Y se resuelve como propuso Larreta enviando a entrevistas laborales?

- Larreta no entiende nada. Lo grave es que su equipo sí entiende. Él tiene gente de su equipo que es muy inteligente...

¿Quiénes?

María Migliore (ministra de Desarrollo de la Ciudad de Buenos Aires), es una mina muy inteligente. Trabaja mucho con las organizaciones y con la iglesia y que conoce el concepto de la economía popular y hace obra pública con la economía popular, y hace trabajo con la economía popular.

¿Está preparado el barón del conurbano para un intendente joven, ambientalista, gay?

Sí claro (risas). La sociedad cambió. El conurbano ya no es un lugar sólo de varones, ya te decía antes, ahora también hay muchas intendentas mujeres. En estos lugares se construyó la base de los feminismos que pelearon en la Ciudad de Buenos Aires, por los derechos de todas las mujeres, y por la igualdad también. El conurbano es un lugar donde ha crecido mucho la marcha por la igualdad, la marcha del orgullo. En San Martin la marcha del orgullo es un éxito van miles y miles de personas. A mí nadie me dice nada, de hecho, mi comunidad me abraza permanentemente, a mí y a mi familia.

Comparte tu opinión, dejanos tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.

Sociedad

El Borda, como una cárcel

El Gobierno porteño ha transformado de manera minuciosa al Hospital Interdisciplinario Psicoasistencial José Tiburcio Borda en una cárcel. El nosocomio alberga cada vez más presos comunes bajo presión judicial lo que genera un ambiente sobrecargado para pacientes y personal médico // Por Matías Ferrari