Sociedad

Sociedad

Poner el cuerpo para defender la educación para adultos

Incertidumbre frente a posibles cambios en el sistema educativo con la llegada de Javier Milei al Gobierno. Hay una preocupación real por la posibilidad de la pérdida de poder adquisitivo y posibles despidos de trabajadores. La experiencia de un educador en La Matanza que vio crecer los centros educativos que también fueron golpeados durante la administración del macrismo durante el 2015 y 2019

Por: Nicolás Rzonscinsky
2 de diciembre de 2023

La palabra educación en las campañas políticas suele convertirse en una suerte de comodín cuando los candidatos buscan esquivar respuestas concretas sobre cómo lograr una mejora efectiva en la calidad de vida de los sectores más postergados. Es probable que esta premisa parta de un concepto arraigado en el inconsciente colectivo social, gestado desde la universalización de la educación, y de manera más profunda desde la masificación que tuvo lugar a mitad del siglo pasado.

Pero en la campaña presidencial que tuvo lugar en Argentina este año, esa palabra encontró un sentido de disputa. Es que el candidato de La Libertad Avanza, Javier Milei que resultó ser el presidente electo, cuestionó la idea de educación universal y gratuita en todos sus niveles como igualador social, y trajo como ejemplos otros sistemas donde empresas privadas tienen una participación mayor en la elaboración y la difusión de contenidos.

El Editor dialogó con Carlos Cuevas, docente de La Matanza, que trabaja en Centros Educativos de Nivel Secundario (CENS), instituciones educativas para que personas adultas puedan finalizar sus estudios, que detalló sus expectativas ante la asunción del nuevo Gobierno. "Hay mucha incertidumbre, por suerte existe una gestión en la provincia como la de Axel (Kicillof) que invirtió mucho en educación, que se preocupa para que los estudiantes tengan acceso a los bienes y recursos que les permitan estudiar, y que los docentes puedan ir recuperando el poder adquisitivo que se fue perdiendo".

La coyuntura económica es la principal preocupación en este tipo de iniciativas. "Vemos que todo eso se pone en duda, como los sueldos porque sabemos que la provincia depende mucho de los recursos de Nación y la masa de docentes y escuelas es de un volumen importantísimo. Solo en La Matanza debe haber alrededor de 1400 establecimientos educativos", remarca Cuevas.

Luego de las medidas económicas que Milei dijo que implementará, el docente hace hincapié en la complejidad de lo que significara el enfriamiento de la economía, "la falta de trabajo, la pérdida del poder adquisitivo en el salario, del fantasma de la desocupación. Uno sabe que se va a tener que enfrentar en el día a día a la posibilidad de que mucha gente deje de estudiar porque la prioridad pasa a ser la supervivencia. Y por otro lado las situaciones de violencia que genera la ausencia del Estado en estos lugares. Es muy preocupante", expresa.


Un camino social recorrido

Cuevas sabe de lo que habla. En 2018 comenzó su trabajo docente con el Movimiento de Trabajadores Desocupados (MTD), en el barrio La Juanita de Laferrere. Allí, junto a sus compañeros de militancia de la La Puigross, comenzaron a con el programa cubano Yo Si Puedo, un método audiovisual de alfabetización que permite que en dos meses una persona adquiera las herramientas de lectoescritura. "Con ese proyecto alfabetizamos entre 150 y 200 personas en un período de dos años, fue maravilloso, recuerda Carlos.

Una vez que se hizo esa experiencia, y por la necesidad específica de encontrar una continuidad a ese trabajo se pasó de pensar en alfabetización a considerar las opciones de escolarización para adultos. "En ese momento había un programa para terminar la educación primaria, desde la provincia de Buenos Aires, que permitía que un docente de primaria de adultos pudiera asistir a un centro comunitario o a un lugar donde se encontraran los vecinos que quisieran aprender, y no necesariamente tenía que ser un centro educativo formal, dado que se venía la experiencia Polimodal que generó que mucha gente, ante la situación económica de ese momento, dejara los estudios. Entonces con ese tipo de proyectos se podía acercar la primaria al territorio".

En 2010 la lógica indicaba que era necesario contener a esa población con un proyecto de educación secundaria, que en una primera instancia fue frustrante. Así lo cuenta Carlos: "Logramos abrir la primera sección de secundaria con un método que era semi-presencial que no resultó porque no había seguimiento ni la generación de un espacio de pertenencia, sino más bien una cosa muy individual. La mayoría terminó desistiendo porque requería que fueran muy autodidactas, que tengan todas las herramientas, una base muy sólida para poder resolver con esa modalidad a distancia".

Luego con la experiencia de los CENS "que son las escuelas secundarias conveniadas, eso significaba que una organización ponía una estructura y el Estado sostenía el sueldo de los docentes para brindar clases. Eso se desarrolló durante muchos años. En nuestro caso, dependíamos de otro CENS hasta que en 2015 tuvimos nuestro propio convenio", recuerda orgulloso Cuevas.

Pero no todo es color de rosas, y ese mismo año atravesaron la primera dificultad profunda. Tuvieron que enfrentar intervenciones y auditorías sistemáticas por parte de la administración de María Eugenia Vidal que, según el referente, "buscaban excusas para cerrar algunas sedes, pero eso se pudo resistir".

Para ese momento, la organización ya contaba con 15 secciones y a la fecha cuentan con alrededor de 30, con seis sedes ubicadas en distintos barrios de Gregorio de Laferrere, Rafael Castillo, González Catán, "donde se hace un laburo pedagógico muy importante", enfatiza Cuevas y suma: "Siempre con mucha convicción y compañeros comprometidos, ya que la educación de adultos siempre tiene poca estructura administrativa".

"Gracias a la posibilidad que tuvimos de poder elegir a los docentes, la falta de cargos se fue supliendo con militancia y con un proyecto pedagógico orientado a los derechos, la inclusión, la calidad en la educación y de los espacios de comunidad".

El plantel docente está compuesto por 110 profesores y entre 1000 y 1100 alumnas y alumnos. "Estamos organizándonos, conteniendo, haciendo autocrítica en lo que nos corresponde, pero también con la fuerza de poder contar con una comunidad que tiene otros valores, que entendemos que va a resistir la embestida individualista que uno ve que viene con la llegada al gobierno de La Libertad Avanza de la mano de Javier Milei", cierra Cuevas.

Comparte tu opinión, dejanos tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.

Política

Ley bases: del dictamen al recinto todo puede pasar

Las negociaciones de Guillermo Francos garantizaron las firmas para el dictamen, pero no hay certezas sobre que sucederá en el recinto// Por Antonio Riccobene